Hola queridos Divinos,

Siempre estamos hablando de nosotras y de nuestras experiencias y servicios de acompañamiento, pero hace unos fines de semana pasó algo muy curioso, divertido y hasta un poco “Kafkiano” con un cliente, que ya se ha convertido en VIP.

Ha sido todo tan diferente, divertido, inusual, que creo que merece la pena compartirlo. Incluso es alguien tan especial y diferente que ha accedido a que le entrevistemos, jajaja. Entrevista que pronto os publicaremos.

No tiene desperdicio su historia. Le llamaremos Pepe, quedaros con su nombre que me parece que a buen seguro tendremos que volver a hablar de él. Pepe era un cliente relativamente nuevo. Había llamado en un par de ocasiones para quedar con Rocío, una de nuestras escorts Madrid y Marbella. Ya ella nos había comentado que era muy majo, pero bueno no sabíamos mucho más de él. La recogía en el piso y conducía un coche exclusivo que en alguna ocasión ves conducido por jugadores de fútbol. Un hombre joven de unos treinta y tantos, agradable conversación, bien parecido y bastante sencillo de trato.Hasta ahí no había nada diferente en el encuentro, todo transcurría con normalidad.

Pero un jueves nos llamó y al no estar Rocío, que se encontraba en Marbella, contrató los servicios de acompañamiento de Alejandra. En principio la recogería sobe las 12 en una salida de un hotel, pero eso fue casi imposible ya que a esa hora estuvimos hablando por teléfono, horas y horas. No exagero. De todo: de la vida, del trabajo, de los hijos, de política, yo que sé… Mientras Alex esperaba y yo le decía, “ya sale”, “ya va”, pero nada, Pepe se lo tomaba con calma.

Finalmente sobre las 3.30 de la mañana la recogió. Y ya empezó la primera odisea. Había contratado un pack de acompañamiento de 3 horas. Y si, claro que lo acompañó, a dar vueltas por medio Madrid en busca de un cajero que funcionase. El problema era que había perdido la cartera días atrás, por lo que no disponía de ninguna tarjeta ni libreta. Pero él, tan moderno, disponía de una aplicación que podía sacar dinero desde el teléfono.

¿Cuál era el problema? Que muy pocos cajeros en Madrid disponían aún de esa tecnología. Si no era ese el problema, era que el cajero no tenía saldo suficiente. Y, si no, el código para acceder fallaba. A todo esto, iban dando vueltas por todo Madrid en busca del famoso cajero. Y el tiempo no paraba de correr. El acompañamiento era absolutamente diferente a lo habitual. Fuese lo que fuese algo fallaba. Uno tras otro. Acababan en  su cajero habitual y por supuesto en medio de eso llamando al Servicio de Atención al cliente de su Banco. Pero tampoco le daban solución. Casi y al borde de la desesperación, porque además de pagarle el servicio a Alejandra quería sacar más dinero, ya que entre otras cosas la gasolina se acababa. Recurrió a su banco de toda la vida, donde volvió a llamar y al fin consiguió los códigos para acceder a su cuenta y poder sacar el dinero.

Pero empezó la segunda odisea. Llegaron a casa. Tiene dos perros y después de pasar un rato de esos intímos en los que ya estás deseando pasar a la acción, los perros se llevaron las medias de Alejandra que se estaba desnudando.

Esto es solo un adelanto, con Pepe todas las citas hasta ahora merecen ser contadas. Al día siguiente decidió contratar cuatro escorts para acompañamiento. Podéis haceros una idea, conduciendo un coche exclusivo deportivo, metió a Carlota, Daniela, Carmen y Sofía, y se fueron de copas…….

Os seguiré contando……


Sígue a Scort Divina en Twitter 🙂