Alejandra escort divina de madrid y marbella

Hoy escribimos por primera vez para decir adios a una de nuestras escorts favoritas, Alejandra.

Esta conocida señorita por muchos madrileños y marbellís fue un buen descubrimiento una mañana en la que los castings te agobian y ocupan una gran parte de tu tiempo.

Alejandra, bautizada así por la que suscribe llego enfundada en unos anchos pantalones, botas militares, pelo corto rojizo y una actitud cabizbaja y de hombros encogidos. Es cierto que se escondían tras su flequillo unos bellos ojos verdes, que llamaron mi atención.

Tenía 18 años recién cumplidos y pensé,  no puede ser no tiene experiencia, me sorprendí ella me explico como ya había realizado orgías, doble penetración, lésbicos, etc. etc. Era a pesar de su corta edad una experimentada jovencita, Pero su imagen era nefasta. Kilos de más, mal aspecto, piercings por todas partes, una higiene escasa, etc. Y pensé, ese es el reto,  convertir chicas que nos parecen comunes hasta quizás vulgares en Divinas.

Rápidamente nos pusimos manos a la obra y el patito feo fue quitándose capas y empezando a lucir unas bellas alas, su pelo, su corte, su cuerpo, sus uñas, sus pies, fueron refinándose. La enseñamos a hablar, comportarse, comer en una mesa, etc. Y aquella jovencita con ganas que aprendía rápido,  se transformo definitivamente, dando paso a Alejandra una Divina entre las Divinas.

Ella tenía un objetivo, tener una casa, reunir un buen dinero, etc. y por lo que hemos entendido en tan corto espacio de tiempo lo ha conseguido. Su personalidad también fué cambiando era más firme, clara, según nos contaba había mejorado y superado muchos aspectos de su vida personal desde que se encontraba aquí. Comenzaba a caminar erguida con la frente alta y ya casi parecía una experimentada, cultivada y refinada señorita.

Increíblemente y aunque este trabajo cuando no se conoce puede dejar entrever otras cosas, hemos ayudado a una persona a descubrir la belleza que escondía y a que mejorara según ella su calidad de vida.

Hoy nos deja para emprender otros caminos, muchos de vosotros lo sentiréis porque era de vuestras favoritas, pero así son las escorts y así es su mundo. Hoy aparecen y mañana desaparecen. Prueba superada, objetivo conseguido.

Convertimos y creamos a una Divina de nombre Alejandra hoy el personaje desaparece, el telón se baja y queda la realidad de una chica catalana,  con mucha belleza, poca personalidad y muchos sueños que sale a escena.

Desde Scort Divina te deseamos suerte,  porque el físico se puede cambiar, la indumentaria también y el buen comportamiento adquirirse, pero el corazón y la mente no cambian, esos siempre se mantienen.

ADIOS ALEJANDRA Y SUERTE!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!